domingo, 31 de marzo de 2019

Iparretarrak sabotea el Talgo nocturno París-Madrid

En la madrugada del sábado 18 de febrero de 1984, el Talgo que unía París con Madrid sufrió un sabotaje en las cercanías de la localidad de Urruña, cerca de Hendaya. El atentado hizo que el convoy descarrilara pero ninguno de los viajeros sufrió daños personales. Según informó El País, en su edición del 19 de febrero, la comunicación ferroviaria entre Francia y España estuvo interrumpida durante tres horas. El atentado, perpetrado por Iparretrarrak ( que podríamos traducir como "los del Norte") y  que consistió en seccionar una parte de la vía con un soplete*, pretendía causar una masacre de incalculables proporciones ya que el objetivo era, en realidad, atacar el citado tren, que sufrió pocos daños gracias a la pericia del maquinista, y el Expreso Puerta del Sol que venía de Madrid y que tenía como destino la capital francesa. El atentado se produjo en el contexto de las acciones del GAL, que previamente había secuestrado a Segundo Marey y había asesinado a cuatro miembros de la ETA en Bayona. Además, dos miembros de la ETA habían desaparecido.

La organización terrorista Iparretarrak, que reivindicó el atentado en un llamada telefónica al diario Sud-Ouest, era la réplica de la ETA en el País Vasco francés. Unos meses más tarde, se supo que la ETA había mostrado su malestar por la acción ejecutada por Iparretarrak, puesto que tales atentados provocarían un aumento de la presión de Francia a ETA en lo que era el santuario etarra por excelencia.

*Otra fuente apunta a que el atentado fue perpetrado con explosivos.

Fuentes
  • ABC de Madrid, 17 de julio de 1984. Página 20.
  • Enelo Bidegan: Iparretarrak,:Historia de una Organización Política Armada.

sábado, 30 de marzo de 2019

Irregularidades en los concursos de ADIF

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó el pasado día 27 una nota de prensa en la que anuncia una sanción a 14 directivos y a 15 empresas por amañar los concursos públicos de infraestructura de ADIF, fundamentalmente los relativos a electrificación y electromecánica. Las empresas tendrán que pagar un total de 118 millones de euros y los directivos unos 666.000 euros.

viernes, 29 de marzo de 2019

La España Vacía se manifiesta el domingo en Madrid

En El Guardagujas hemos dicho, en más de una ocasión, que en España hay regiones que no han sido debidamente atendidas por los sucesivos gobiernos de Madrid. El abandono de provincias como Badajoz, Soria o Teruel, que comparten unas deficientes comunicaciones por tren, ha alcanzado cotas realmente sonrrojantes. El próximo domingo las calles de Madrid serán escenario de una manifestación, apoyada por más de dos decenas de plataformas (algunas de ellas vinculadas al ferrocarril), que van a reivindicar más atención por parte del Gobierno central. Desde aquí brindamos todo nuestro apoyo a esta convocatoria.

viernes, 22 de marzo de 2019

Viajando por Portugal: de Lisboa a Sintra

Estación de Rossio de Lisboa. Sábado, 2 de marzo de 2019:
Fuente: El Guardagujas.
Al día siguiente de nuestro viaje al barrio lisboeta de Belém, decidimos emprender viaje hasta la pintoresca y muy turística ciudad de Sintra. Como en el caso de Belém, no era la primera vez que visitábamos la ciudad de los palacios majestuosos. Hacía diez años de nuestra primera visita aunque, a diferencia de ahora, llegamos a Sintra en autobús con la empresa turística Politours. Lo primero que hicimos fue recrearnos con la bella estación de Rossio, una de las cuatro estaciones de la capital lusa. Se trata de un edificio de finales del siglo XIX, un proyecto del arquitecto José Luis Monteiro. Si queréis tener más información, aquí tenéis un enlace del Ministerio de Cultura (en portugués).

Tarjeta con la que fuimos a Sintra desde Lisboa.

La estación estaba repleta de público. Había dos formas de obtener el billete: en las máquinas autoventa o las taquillas tradicionales. Usamos la última forma porque nos agobiaba sobremanera sacar nuestros billetes en las máquinas por la cantidad de viajeros que había a esa hora de la mañana. La afluencia de público era grande. De hecho, el tren que nos llevó a Sintra, que tenía doble composición, iba repleto de personas. Tuvimos que recorrer todo el andén hasta llegar a la cabeza del convoy para coger asiento. No cabe duda de que Sintra es un destino que atrae a miles de turistas todos los días. Además, el tiempo de aquella mañana sabatina era espléndido. En apenas una hora de viaje se llega a Sintra. La estación es, junto con la de Rossio, lo más interesante del viaje, ya que el tren fue parando en estaciones que no tenían ningún interés para nosotros. Se trataban de paradas impersonales, meros apeaderos de una línea más de Cercanías. 


Estación de Sintra. Sábado, 2 de marzo de 2019.
Fuente: El Guardagujas.
La estación de Sintra, como era previsible, no paraba de recibir visitantes. La estación tiene dos salidas: una al lado de los andenes y otra por el vestíbulo principal. Optamos por hacerlo por esta última para, de este modo, apreciar la belleza de este edificio. Como otras muchas estaciones lusas, está bellamente decorada con mosaicos. 

Taquilla de la estación de Sintra. Sábado 2 de marzo de 2019.
Fuente: El Guardagujas.
Tras dejar atrás la estación comenzamos nuestra visita a Sintra. Su casco histórico está muy bien conservado y los palacios son el principal atractivo de la localidad. En concreto, los visitantes acuden a Quinta da Regaleira y el Palacio Nacional. Tampoco podemos olvidar que Lord Byron, el gran poeta romántico inglés, supo admirar este lugar y, de hecho, la llamó "gloriosa". Sintra es, sin duda, una buena opción para aquellos que viajen a Lisboa. En los próximos días publicaremos en nuestro canal de Youtube un vídeo para que podáis ver estos y otros rincones de Sintra.

sábado, 16 de marzo de 2019

Talgo se consolida en Alemania

Esta semana que está a punto de terminar ha sido testigo de la consolidación de la empresa Talgo en Alemania. La firma española suministrará 23 trenes a Deutsche Bahn (DB), la empresa pública germana de ferrocarril, para la línea Berlín-Amsterdam y cuyo coste asciende a 550 millones de euros. Estos trenes, denominados ECx, pueden alcanza velocidades superiores a los 200 km/h, disponen de 17 coches y pueden transportar más de medio millar de viajeros. Más información aquí.

lunes, 11 de marzo de 2019

Carlos Sánchez de Roda y los trenes del 11-M

Hoy, 11 de marzo, conmemoramos el aniversario de la tragedia del 11-M, esa cadena de atentados perpetrados en trenes de Cercanías que acabaron con la vida de casi dos centenares de personas. Al hilo de este aciago aniversario, tenemos que mencionar la existencia de un libro, cuyo autor es el ingeniero Carlos Sánchez de la Roda y que fue trabajador de Renfe, y que lleva por título Los Trenes del 11-M. Los trenes del 11-M fueron, en primer lugar, trasladados y luego desguazados en diferentes sitios de Madrid: entre Villaverde Bajo (tren de la calle Téllez, cuyos vagones fueron transportados en camiones, y el del Pozo del Tío Raimundo) y Santa Catalina (tren de Atocha que fue remolcado penosamente hasta su desguace). El tren de Santa Eugenia, que sólo sufrió una explosión, fue un caso especial porque el vagón destrozado fue rehabilitado en los talleres de Tafesa y puesto en circulación de nuevo.

El desguace de los trenes del 11-M es uno de los puntos polémicos de todo lo que rodea la cadena de atentados que sacudió España hace 15 años. Si comparamos lo ocurrido en el 11-M con el accidente del Alvia de Santiago en julio de 2013, la comparación, nunca mejor dicho, es odiosa. ¿Cómo es posible que el desguace de los vagones del 11-M fuera tan rápida y, en cambio, los vagones del Alvia accidentado se conservaran durante años? Si alguien sabe la respuesta, por favor, que nos la diga.

La desaparición de los trenes del 11-M (III)

Hoy, al igual que en años anteriores, nos seguimos preguntando qué sucedió con los convoyes afectados por las explosiones de los atentados del jueves 11 de marzo de 2004. Aunque parezca increíble, algunos medios de comunicación, no muchos pero algunos hay, siguen publicando cosas interesantes sobre el tema. Al hilo de la investigación del accidente del tren Alvia de Santiago, acaecido en julio de 2013, El Correo Gallego publicó en enero lo siguiente:

Fuente: El Correo Gallego, domingo 13 de enero de 2019.

A diferencia de lo ocurrido en el atentado que segó la vida de casi 200 personas, el tren siniestrado en la curva de Agrandeira fue trasladado a un lugar seguro y se conservó bajo custodia policial por orden de juez Luis Aláez. En la información publicada en enero, El Correo Gallego apunta en la información:
Tras los gravísimos atentados en la capital de España, responsables de los Tedax plantearon la posibilidad de que los trenes en los que se colocaron las mochilas bomba fueran trasladados a las instalaciones de Renfe en Vicálvaro para realizar comprobaciones complementarias. Lo cierto es que la autoridad judicial no lo consideró pertinente y autorizó a Renfe para que se deshiciera de todas las unidades afectadas y solo uno de ellos quedó intacto durante seis meses*.  El desguace se hizo en un tiempo récord y fueron numerosas las críticas, incluso en ambientes judiciales, sobre esa decisión, adoptada ante el convencimiento de que nada nuevo sobre las investigaciones podían aportar los trenes.
*Se alude al tren que explotó en la estación de Santa Eugenia, al cual habría que dedicar un capítulo.

El apunte es, desde luego, muy interesante. Ya vimos en su momento que tal decisión fue una temeridad. Al contrario que lo sucedido en el 11-M, el Alvia accidentado en Santiago estuvo custodiado las 24 horas del día por la Policía Nacional y nadie podía acercarse a los restos del tren. Más tarde, una empresa de seguridad privada se encargó de la vigilancia por la carestía de efectivos de la Policía.

En el comentario de la noticia, un lector de El Correo Gallego afirma que hacerse preguntas sobre el 11-M es producto de oscuras teorías conspirativas. El 11-M, lógicamente, fue una conspiración de tomo y lomo. ¿O es que fue algo espontáneo? Nos dicen esto como si la historia de España hubiese sido siempre transparente, como si nunca hubiésemos visto episodios turbios o cuya explicación no se sostiene. A ver si un día, además de explicarnos por qué se desguazaron los coches del 11-M con tanta celeridad, nos cuenta alguien de dónde salió la historia del terrorista suicida que se inmoló en uno de los trenes que explotaron en Atocha. A día de hoy seguimos sin saber quién o quiénes inventaron esa idea. Si todo está tan claro, ¿por qué nadie nos cuenta qué pasó con la profanación del Geo Torronteras?

domingo, 10 de marzo de 2019

Viajando por Portugal: de Cais do Sodré a Belém

El pasado jueves 28 de febrero llegamos a Lisboa para disfrutar, por tercera vez en diez años, de los encantos de la capital lusa. Lisboa es, efectivamente, una ciudad que, además de traernos incontables recuerdos afectivos, es muy interesante por dos motivos. En primer lugar, su rica monumentalidad y, en segundo término, por su patrimonio ferroviario.  

Mapa de las líneas de Cercanías de Lisboa.
Viernes, 1 de marzo de 2019. Fuente: El Guardagujas.
Durante nuestra estancia realizamos dos viajes en tren. El primero de ellos tuvo como destino el barrio lisboeta de Belém, conocido por tres monumentos importantes: el Monasterio de los Jerónimos, la Torre de Belém y el monumento a los descubridores.Nuestra pretensión inicial era ir desde el centro de Lisboa a Belém a pie. Sin embargo, al iniciar nuestra ruta, nos dimos cuenta de que la distancia era considerable y que la vuelta sería agotadora, más teniendo en cuenta que por la tarde seguiríamos con nuestra ruta por la ciudad. Por tal motivo, decidimos coger el tren, procedente de Cais do Sodré y con destino Cascais, en la estación de Santos.

Andenes y trenes de la estación de Cais do Sodré.
Viernes, 1 de marzo de 2019. Fuente: El Guardagujas.
La estación de Cais do Sodré, situada en los terrenos que ocupaban antiguamente los astilleros que construyeron las naves que descubrieron decenas de rutas en los siglos XV y XVI, es un de las cuatro que tiene la ciudad de Lisboa. Está emplazada en la orilla del Tajo y las vías que salen de ella en dirección a Cascais corren paralelas a la ribera del río. Al lado de la estación se encuentra una estación fluvial que permite ir a localidades situadas en ambas orillas. No era la primera vez que hemos estado en esta estación. Ya en 2011, con motivo de nuestra segunda visita a Portugal, estuvimos en ella para ir a Cascais.

Torre de Belém. Viernes, 1 de marzo de 2019.
Fuente: El Guardagujas.
El viaje en tren fue breve. Tenemos que destacar la enorme amabilidad demostrada por el revisor del tren que cogimos para ir a Belém. Nos confundimos a la hora de sacar el billete en Santos. El error consistió en que sacamos una tarjeta, parecida a un bono de viajes y cuyo nombre es Viva Viagem, para una sola persona, pensando que valdría para dos. Al final, nos dijo que nos bajáramos en Belém pero a la vuelta tendríamos que sacar otra tarjeta.

martes, 5 de marzo de 2019

El tranvía de Lisboa



Aquí tenéis, mientras preparamos nuevos artículos e historias, un nuevo vídeo de nuestro canal en Youtube. En estas imágenes podréis ver cómo es el tranvía lisboeta, especialmente la línea 28 que es la más popular y turística.

lunes, 4 de marzo de 2019

Iberia nos la juega al volver de Lisboa

Aprovechando unos días festivos, hemos estado recientemente en Lisboa para, una vez más, disfrutar de sus encantos y, por qué no, poder mejorar la lengua de Camoens. De hecho, la capital del país vecino ha sido la que más veces hemos visitado en diez años, concretamente en tres ocasiones. Durante los próximos días, os iremos contando nuestras impresiones, ya que hemos realizado dos viajes en tren desde Lisboa: el primero al barrio de Belém y el segundo a la turística ciudad de Sintra. Sin embargo, el motivo del presente comentario tiene como tema principal comentar lo que nos ocurrió ayer con Iberia, la compañía aérea que elegimos para trasladarnos desde Santander.

El viaje de ida fue sin problemas. Para trasladarnos hasta la capital lusa cogimos dos vuelos: Santander-Madrid y Madrid-Lisboa. Lo mismo podemos decir del vuelo de vuelta Lisboa-Madrid. El problema sugió cuando, aún en vuelo, no nos notificaron la puerta de embarque del vuelo Santander-Madrid de las 16 horas. Al llegar a la T-4, el monitor decía que los viajeros debían dirigirse al mostrado de Iberia para recabar información. En el mostrador nos dijeron que el vuelo se había cancelado sin más. Nos ofrecieron un transporte alternativo, es decir un autobús, hasta Santander y nos dijeron que esperáramos en la sala 10 para tomarlo. Una vez en dicha sala, la situación fue caótica porque la información brilló por su ausencia. No sólo no pudimos saber qué había sucedido con el vuelo, sino que tampoco estaba claro cuándo y de qué forma íbamos a tomar el autobús. 

Los minutos fueron pasando y algún que otro viajero perdió los papeles y montó el numerito en la sala 10. La masa testicular de algunos estaba tan hinchada que empezaron a proferir gritos e insultos hacia los trabajadores de Iberia que estaban en la oficina de información de la sala 10. Esta manera de actuar es siempre condenable porque los gritos no contribuyen a nada y, además, el problema no es responsabilidad de esos trabajadores que eran también víctimas de la situación. Al final, salimos de Madrid-Barajas a las 17 de la tarde y llegamos a Santander pasadas las 22 horas. En el camino hicimos una parada técnica en Lerma, en un hotel llamado Alsa. Los tres camareros se vieron desbordados por el grupo que podía tener unas sesenta personas. De hecho, casi nos quedamos sin bocadillo después de estar esperando más de media hora. 

Aunque Iberia sigue sin darnos una explicación, todo parece indicar que el problema tiene su origen en las obras de mejora que se están llevando a cabo en una pista del aeropuerto madrileño. De hecho, no fuimos los únicos afectados. Podemos entender que haya problemas e incidencias, pero lo que no es normal es que no se proporcione información al usuario ni se faciliten las cosas. En líneas generales, no tenemos queja del servicio prestado por Iberia en nuestros desplazamientos pero este tipo de situaciones deben evitarse. En este sentido, en El Guardagujas hemos comentado otros atropellos vividos en Comes y la propia Renfe