lunes, 15 de mayo de 2017

El Museo Ferroviario de Mataporquera (Cantabria)

Andenes y vías de la estación de Feve de Mataporquera (Cantaria)
Verano de 2010. Foto: Jorge.
La primera vez que fui a Cantabria fue en el verano de 2010. Mi visita, a diferencia de las posteriores, fue muy breve. Estuve escasamente diez días pero pude conocer y visitar muchas localidades de la región. Cuando me encontraba en las cercanías de Reinosa, me acerqué a una pequeña localidad llamada Mataporquera, la más grande del municipio de Valdeolea. Esta localidad tiene la peculiaridad de tener dos estaciones de ferrocarril: una de vía estrecha, perteneciente a Feve, y otra a Adif. Ambas estaciones están en paralelo y son adyacentes. Cuando se viaja en el Alvia se puede ver perfectamente la estación de Feve. En lo que a mí respecta, era la primera vez que podía ver el ferrocarril de vía estrecha, lo cual hacía que mi curiosidad fuera total. En este contexto, la visita a la estación de Feve de Mataporquera me reportó una grata sorpresa, ya que en su interior existe un museo dedicado al ferrocarril de La Robla.

Fotos de locomotoras del Museo Ferroviario de Mataporquera.
Verano de 2010. Foto: Jorge.
El ferrocarril de Bilbao a La Robla (León) fue inaugurado en 1894 y tenía una longitud de 284 km, aunque más tarde hubo una ampliación que permitió a la línea tener 312 km. Esta línea transcurre por las provincias de Vizcaya, Burgos, Cantabria, Palencia y León. La concesión de esta línea de ancho métrico, durante un periodo de 99 años, tuvo lugar cuatro años antes y recayó en la persona del ingeniero bilbaino Mariano Zuaznavar y Arrascaeta. El objetivo de la línea era claro: unir las cuencas mineras del norte con el puerto de Bilbao.

Fichas con los horarios de trenes de mercancías.
Museo de Mataporquera. Foto: Jorge.

En este contexto, la estación de Mataporquera era una de las tres más importantes de la línea junto con las de La Robla y Balmaseda. Todas ellas tenían categoría de "primera". Contaba con almacenes, depósitos, locomotoras, taller de reparaciones, fonda y cantina. 

Documento del Museo Ferroviario de Mataporquera.
Verano de 2010. Foto: Jorge.

Éste es el segundo museo ferroviario que tengo la oportunidad de visitar. Es muy recomendable su visita porque permite conocer un poco mejor el mundo del ferrocarril de vía estrecha en España, el cual tiene una historia tan interesante como el de ancho ibérico.

No hay comentarios: